“El arte de la guerra”

Capítulo 1. Sobre la evaluación.

Los cinco factores fundamentales:

  1. La doctrina
  2. El tiempo
  3. El terreno.
  4. El mando
  5. La disciplina.

“La doctrina significa aquello que hace que el pueblo esté en armonía con su gobernante, de modo que le siga donde sea”.  En términos empresariales, hablamos de la importancia del liderazgo, la identificación con la empresa y la cultura empresarial.

El tiempo y el terreno. Nos hace reflexionar sobre la importancia del entorno y los cambios que se producen en el mismo. Y la dificultad de llegar a un cierto lugar, mercado o resultado. Esta es una interesante lección para los emprendedores

El mando. “El mando ha de tener como cualidades: sabiduría, sinceridad, benevolencia, coraje y disciplina.” Me ha llamado la atención que hable de sinceridad y benevolencia, aspectos que actualmente olvidan muchas empresas.

Valora siete factores a la hora de realizar planes para determinar las posibilidades de éxito, de un plan concreto contra un enemigo.

¿Qué dirigente es más sabio y capaz?

¿Qué comandante posee el mayor talento?

¿Qué ejército obtiene ventajas de la naturaleza y el terreno?

¿En qué ejército se observan mejor las regulaciones y las instrucciones?

¿Qué tropas son más fuertes?

¿Qué ejército tiene oficiales y tropas mejor entrenadas?

¿Qué ejército administra recompensas y castigos de forma más justa?

Los siete fatores se relacionan con la sabiduría de la dirección, las circunstancias del entorno y por tanto, la posición competitiva, la organización y el entrenamiento. Y lo que podemos denominar la gestión del personal. Otro aspecto vital para los emprendedores y los directivos en general.

Este libro también sugiere no dar pistas a los adversarios. “El arte de la guerra se basa en el engaño. Por lo tanto, cuando es capaz de atacar, ha de aparentar incapacidad; cuando las tropas se mueven, aparentar inactividad”.

Y este capítulo cierra con una idea importante, relacionada con la estrategia. Si hemos realizado bien los cálculos, si estamos en la posición correcta con las fuerzas suficientes, la victoria está decidida antes de comenzar la batalla.

Capítulo 2. Sobre el inicio de las acciones.

Aquí se explica la importancia de medir los tiempos. De la duración de las campañas y de tener los recursos para mantener una campaña en el tiempo. Así como el desánimo en el ejercito y la población por guerras prolongadas.

Este es un factor fundamental. Los emprendedores comienzan con mucho ánimo, pero si no ven resultados en un cierto tiempo se pueden desanimar. Y lo mismo puede pasar con los inversores. Por ejemplo, en las empresas de Internet, es típico invertir durante un tiempo y que la empresa pierda dinero los primeros meses o años. Se dice que la empresa está quemando dinero, para conseguir una cierta posición en el mercado.

Un aspecto fundamental es tener los recursos financieros para sobrevivir hasta que la empresa genere los ingresos para realizar los pagos en los plazos requeridos.

Muchos proyectos emprendedores mueren porque se quedan sin dinero antes de lo esperado o tardan más en conseguir los ingresos para mantener la actividad.

Lo que se dice morir en la orilla después de atravesar el océano.

En este capítulo también se habla de incentivar adecuadamente. De motivar con recompensas.

Capítulo 3. Sobre las proposiciones de la victoria y la derrota

“Nunca se debe atacar por cólera y con prisas. Es aconsejable tomarse tiempo en la planificación y coordinación del plan.”

La planificación, la estrategia a largo plazo es fundamental. Y conocer las propias fuerzas y conocer las fuerzas de los competidores.

Este libro también aconseja saber cuando luchar y cuando no. Saber que batallas debemos afrontar y a que batallas debemos renunciar.

En los negocios es fundamental conocer nuestras fuerzas y ser capaces de decidir las batallas que libraremos. Para los emprendedores es fundamental conocer sus fuerzas y debilidades y decidir bien los mercados y negocios en los que actuar.

Capítulo 4, La disposición de los medios.

Conocerse primero a sí mismo y luego conocer a los demás.  Encontrar las vulnerabilidades de los adversarios. “Lo que todo el mundo conoce no se llama sabiduría”.  Este libro pone de relieve como lo valioso no son los conocimientos más sencillos y que todo el mundo comparte. Esos conocimientos más especializados, menos compartidos es lo valioso.

Las victorias no son una casualidad, proceden del conocimiento. La selección del terreno favorable. Un ejército victorioso gana primero y entabla la batalla después.

Es decir, las empresas que platean bien la estrategia, las empresas que tienen los planes de negocio adecuados, los medios y la organización, antes de tomar las acciones en el mercado, ya el resultado es previsible.

Es determinante la estrategia y los planes realizados por anticipado.

Las reglas militares son cinco: medición, valoración, cálculo, comparación y victoria. Se trata de tener datos, evaluarlos y tomar decisiones.

Capítulo 5. Sobre la firmeza.

“La fuerza es la energía acumulada o la que se percibe”.

Es interesante lo que expone este autor de hace tantos años, la importancia de la fuerza, pero también de la percepción. Cómo es crucial no solo tener la fuerza, sino parecerlo.

La importancia del entusiasmo y la convicción. El asignar de forma correcta las posiciones en la organización.

Capítulo 6. Sobre lo lleno y lo vacío.

Los que se preparan y llegan primero al campo de batalla tiene la ventaja. Para los emprendedores, llegar el primero a un mercado, anticiparse a la competencia suele situarlos en una posición ventajosa.

Encontrar los puntos débiles de los adversarios. Buscar los lugares donde es más sencillo atacar.

Otro consejo interesante, se relaciona con la necesidad en muchas ocasiones de concentrar las fuerzas. Un típico refrán español dice que el que mucho abarca poco aprieta. Uno de los factores típicos que causan el fracaso de los emprendedores es la dispersión, el no concentrarse en el negocio principal o en el negocio con más posibilidades. Perder el foco es una de las causas principales de fracaso de los nuevos negocios.

Capítulo 7, Sobre el enfrentamiento directo o indirecto.

“Un ejército perece si no está equipado, si no tiene provisiones o si no tiene dinero.”

La importancia de conocer el terreno y de tener exploradores. En el campo empresarial, estaríamos hablando de conocer el mercado. El emprendedor tiene que conocer el mercado, explorar el mercado.

Adaptarse y saber seleccionar las batallas en las que participamos. Saber evitar los enemigos más fuertes y las batallas que no podemos ganar. No presiones a un enemigo desesperado.

Capítulo 8. Sobre los nueve cambios.

Hay que estudiar las mejores rutas. Hay rutas que no debes usar, ejércitos que no debes atacar, terrenos sobre los que no se debe combatir. Hay que analizar los beneficios y los daños. Para los emprendedores es fundamental definir como acceder a un mercado, la ruta para crecer en un negocio.

Capítulo 9. Sobre la distribución de los medios.

Aléjate de las condiciones desfavorables.

“Cuida de la salud física de tus soldados con los mejores recursos disponibles.”

La ventaja en una operación militar consiste en aprovecharse de los factores beneficiosos del terreno.

El autor explica la importancia de observar al adversario, de observar el terreno y de las circunstancias. La necesidad de analizar el entorno y el comportamiento de los competidores.

También explica la importancia de tener prevista una retirada.

“Cuando la benevolencia y la firmeza son evidentes, es posible estar seguro de la victoria. Cuando las órdenes se dan de manera clara, sencilla y consecuente a las tropas, éstas las aceptan. Cuando las órdenes son confusas, contradictorias y cambiantes, las tropas no las aceptan o no las entienden.”

Capítulo 10. Sobre la topología.

La importancia de conocer el terreno.

Las seis formas de ser derrotado:

  1. No conocer las fuerzas propias y ajenas.
  2. No tener un sistema claro de recompensas y castigos.
  3. La insuficiencia del entrenamiento.
  4. La pasión irracional.
  5. La ineficiencia de la ley del orden
  6. No seleccionar bien a los soldados.

“cuida de tus soldados como cuidas de tus queridos hijos y morirán gustosamente contigo. Pero si eres tan amable con ellos que no los puedes utilizar, si eres tan indulgente que no les puedes dar órdenes, tan informal que no puedes disciplinarlos, tus soldados serán como niños mimados y, por lo tanto, inservibles.”

Habla de utilizar adecuadamente las recompensas y los castigos. En España se diría, utilizar el palo y la zanahoria.

Capítulo 11 Sobre las 11 clases de terreno.

Clasifica los terrenos en función de la facilidad para controlarlos o ser controlados por los enemigos.

Evitar los terrenos difíciles de conquistar y defender.

Un factor fundamental es la rapidez de acción y aprovechar los errores de los adversarios.

Conocer los movimientos de los adversarios, da una gran ventaja.

Capítulo 12. Sobre el arte de atacar por el fuego.

La utilización del fuego en la guerra.

Recomienda actuar solo cuando sea beneficioso y desistir cuando no sea beneficiosa una acción.

Capítulo 13. Sobre la concordia y la discordia

Hay que obtener información mediante personas. Se analizan los distintos tipos de espías.

Conocer a los adversarios, tener la mejor información es gran parte del éxito. Hay que conocer la situación del enemigo.